Archivo mensual: abril 2019

«Bullying» y el primer cero

9788468340586.jpg

«De Oti siempre he admirado su nada artificiosa prosa y las imágenes mentales que dibuja a través de símiles y metáforas nada forzadas»

JC Valero / día 16 de abril 2019 / abc.es

La literatura infantil y juvenil viene a ser como la comedia al oficio de la interpretación. No hay nada más difícil ni más serio que hacer reír, una dificultad similar a la que se enfrentan los escritores de cuentos infantiles para conseguir, ni que sea por unos minutos, que los críos dejen la maquinita y cojan un libro. En mi modesta opinión, tienen idéntico mérito los cómicos que dibujan sonrisas que los escritores de cuentos y novelas infantiles y juveniles que atrapan la dispersa y digitalizada atención de los más menudos.

A ese reto se enfrentan desde distintas trayectorias los escritores Eva Santana y Oti Rodríguez Marchante, ambos compañeros de quien suscribe, en la Universidad Abat Oliba-CEU en el primer caso, y Oti como el mejor crítico de cine de ABC. Mi amigo alemán (Edebé) es la primera novela juvenil que publica Santana, tras Tapas de publicidad, donde sirve amenas y digestivas raciones de su especialidad a los jóvenes. Isabel Santana se adentra en su libro en el mundo del bullying y de las madres estresadas que no dan abasto, pero también rinde un homenaje al papel de los abuelos en una sociedad que brinda cada vez menos espacio a la familia.

La importancia del primer cero (A Buen Paso) es el segundo libro infantil de Oti Rodríguez Marchante, que también tiene obras publicadas sobre cine, como Ana Belén o Amenábar, vocación de intriga. El cero al que se refiere el titular del libro no es el resultado de ningún examen, sino el paso al primer par de dígitos de la vida cuando se abandonan los 9 años de edad. Un momento en que se deja de ser bebé para embocar la etapa previa a la adolescencia sin dejar de ser un niño.

De Oti siempre he admirado su nada artificiosa prosa y las imágenes mentales que dibuja a través de símiles y metáforas nada forzadas. Porque cuando se trata de escribir para los más peques hay que hacerlo muy bien y sin tener que demostrar lo listo que eres. En la ardua reconquista de la atención de los niños y jóvenes por la lectura, las propuestas de Eva y de Oti para Sant Jordi son las mejores municiones. Harán blanco incluso a quienes atesoran más ceros en sus vidas.

 

El agujero negro de L’Hospitalet

primera-imagen-agujero-negro-1554908865570

Primera imagen de un agujero negro obtenida en la historia y que viene a confirmar la teoría de la Relatividad de Einstein.

JC Valero / día 15 de abril 2019 / estrellalh.com

La revolucionaria primera fotografía de un agujero negro que se ha publicado en todo el mundo ha proporcionado la única evidencia visual directa de que existen estas zonas del espacio-tiempo. El fenómeno fue imaginado hace cien años por Albert Einstein y teorizado en los 70 por el también físico Stephen Hawking. Los agujeros negros son como L’Hospitalet en Cataluña, una masiva concentración de materia comprimida en un área pequeña que genera un campo gravitatorio que engulle todo lo que le rodea, incluida la luz.

La luz en ciencias sociales es la información, la comunicación libre de ataduras entre la ciudadanía. En L’Hospitalet, el campo gravitatorio de los medios municipales propiedad del ayuntamiento engulle toda la comunicación en la ciudad y, al ejercer de monopolio, fagocita toda posibilidad de generación de luz independiente, porque, además de ser sostenidos con el dinero de todos, también se traga toda la publicidad que genera la que es segunda ciudad de Cataluña, de forma que, como el caballo de Atila, impide la posibilidad de que surjan medios de información autosuficientes, autofinanciados y, por lo tanto, libres.

El título de segunda ciudad catalana lo ganó L’Hospitalet en la segunda mitad del pasado siglo al acoger-engullir a la masa de migrantes que llegaron a Cataluña procedentes del resto de España en busca de un futuro mejor. Las oleadas de migrantes siguieron durante el boom inmobiliario previo a la crisis, cuando ciudadanos, ora procedentes de todo el mundo, habitaron las viviendas de los hospitalenses que prosperaron y optaron por vivir en otros lugares que consideraron mejores. Ahora, la ciudad vuelve a engullir-acoger a los expulsados del mercado inmobiliario del rey sol-Barcelona.

Buena salud de la prensa de proximidad

En el mapa de la prensa local de Cataluña, L’Hospitalet también es un agujero negro, puesto que desde cerró el semanario L’Estaca, hace 41 años, no existe ningún medio de comunicación independiente editado en la ciudad y expresamente dirigido a sus habitantes. Las grandes auditorías de medios obvian las publicaciones locales y comarcales desde que en el año 2016 el Estudio General de Medios (EGM) dejó de analizar los datos de estos medios de proximidad.

La Asociación Catalana de Prensa Comarcal (ACPC) ha presentado un estudio encargado a la empresa Audimedia, con la conclusión de que la prensa local y comarcal en catalán y de pago lidera todos los rankings de audiencia en Cataluña frente a la prensa generalista: 1,1 millones de lectores mensuales en papel (565.000 lectores diarios, de media) y más de 5 millones de usuarios únicos a través de Internet. Este año 2019, además, la prensa de proximidad ha alcanzado un récord histórico en el ámbito digital: 27 millones de páginas vistas cada mes.

La prensa comarcal es líder en Cataluña sin tener ningún medio en Barcelona capital, ni en la ciudad de Tarragona, ni tampoco en la segunda ciudad catalana, L’Hospitalet. La ACPC reúne la gran mayoría de empresas editoras de prensa comarcal y local de Cataluña, escritas en catalán y con difusión de pago: 137 publicaciones, 94 de las cuales son en formato papel y 43 eminentemente digitales. El consultor Enrique Yarza, autor del estudio, ha remarcado en la presentación del informe la buena salud de la prensa comarcal y ha recordado que estas publicaciones “siempre están presentes en la vida local asumiendo un papel de dinamizadoras de la vida social” y que, en prueba de ello, “aporta un contenido de proximidad que no ofrece ningún otro medio”, ya que llega “donde los otros no pueden”. Una afirmación que se sustenta también en la gran cantidad de actividades en que se involucra la prensa de proximidad, ya sea como organizador o participante.

Emular a TVE

Apreciado lector, el soporte donde está leyendo estas líneas es el germen de un medio de comunicación local independiente en L’Hospitalet, basado en el altruismo de los periodistas que lo impulsamos. No queremos estar a sueldo del Ayuntamiento. Queremos ser autosuficientes, sostenibles, y poder contratar a jóvenes periodistas para que construyan un diálogo permanente con los hospitalenses desde postulados profesionales y libres del Ayuntamiento. Pero nos encontramos en un agujero negro que todo lo engulle. Hasta la luz. Por eso es imprescindible que el gobierno que surja de las elecciones municipales del 26 de mayo emule al presidente José Luis Rodríguez Zapatero, que suprimió la publicidad en TVE, y deje de incluir publicidad comercial en los medios de comunicación propiedad del ayuntamiento. Sin ese monopolio, sin esa distorsión del mercado publicitario, las posibilidades de existencia de medios independientes como la EstrellaLH será un poco más posible. Y l’Hospitalet brillará con luz propia en el panorama de la comunicación de proximidad de Cataluña.

Hay que desprivatizar los partidos políticos

Mapa_interactivo_AMB_thumb_620

Los partidos son ahora maquinarias para conquistar el poder. Tras las elecciones municipales, además de copar los ayuntamientos, los partidos logran el control de las instituciones locales de segundo nivel, como el Área Metropolitana de Barcelona. ¿Cuándo los ciudadanos podremos elegir directamente a quien lidere nuestra metrópoli? En la imagen, un aspecto de la muestra “Metròpolis de ciutats: repensar l’urbanisme metropolità” que se expone este mes en Viladecans

JC Valero / día 8 de abril 2019 / elllobregat.com

Darwin demostró en la evolución de las especies que estamos programados para adaptarnos o morir en el intento. En estos tiempos de mudanzas, las compañías automovilísticas como SEAT barruntan dejar de vender tanta chapa para ofrecer kilómetros en coches compartidos. Una transformación que también debería producirse en los partidos políticos, cuya baja calidad de democracia interna se manifiesta en nuestros municipios en aspectos fundamentales como el proceso de selección de candidatos a las elecciones o los mecanismos de control de su gestión. Hasta el punto de que algunos ayuntamientos se gestionan como el cortijo de un partido.

Me llama una fuente de L’Hospitalet después de enviarme por WhatsApp una octavilla de la sección sindical de CCOO en ese ayuntamiento, en la que se denuncia que a 46 funcionarios se les ha facilitado el acceso a un máster de la Universitat de Barcelona, titulado “Experto en profundizar en la Gestión Pública Local”, pagado con dinero público. Yo le respondo que está muy bien que los funcionarios se formen para así prestar mejor servicio a los ciudadanos. La fuente se encabrita y me dice que ese máster concretamente puntúa como mérito en las bases que ha elaborado el Ayuntamiento para promocionar a ciertas personas, porque el curso no se ha ofrecido a todos los trabajadores y, por lo tanto, supone una ventaja para los elegidos.

Esta situación, según CCOO, se da en todos los masters que se ofrecen a los trabajadores municipales con posibilidades de hacerlos. Al margen de la desigualdad e injusticia en la que se incurre con esa distribución de recursos públicos solo para unos cuantos, mi fuente me dice, ya alterada, que quienes cursan ese máster por la patilla pertenecen al entorno del partido en el poder. Una práctica muy fea. Máxime cuando solo faltan dos meses para las elecciones locales del 26 de mayo. Y ya se sabe que la mujer del César, además de ser honrada, debe aparentarlo. De ahí la sospecha de que se quiere favorecer a los del propio partido que manda para dejarles mejor colocados en el caso de que se pierda el poder. Así, los electos que surjan de las urnas deberán lidiar el morlaco de unos funcionarios que pondrán todas las trabas que puedan y, además, estarán mejor pagados.

Listas solo de fieles

Igual ha ocurrido en la confección de las listas. Ante la disyuntiva de unos resultados muy igualados y sin mayorías absolutas, muchos alcaldes y alcaldesas del territorio han reclutado en las candidaturas que encabezan solo a personas de su entera confianza. No solo para que les bailen el agua, que también. El objetivo es doble, porque priorizando la fidelidad por encima de la capacidad, logran la formación de un grupo monolítico sin discrepancia interna y vacunado contra cualquier posible disidencia que pusiera en peligro el voto de un regidor, con el riesgo añadido de la amenaza de una moción de censura.

Los partidos se han convertido en los últimos tiempos en máquinas electorales con el único objetivo de ganar eficacia electoral, pero perdiendo eficacia social. La baja calidad de la democracia interna de los partidos, en aspectos tan fundamentales como el proceso de selección de los líderes y de los candidatos municipales, o la ausencia de mecanismos de control de su gestión, condicionan la baja calidad en el funcionamiento de la democracia local. Una situación que también explica cómo con el tiempo los partidos han ido perdiendo el pluralismo y la representación propia de lo que fueron concebidos, alejándose de la idea de ser mecanismos de agregación y representación de intereses de los grupos sociales.

Sin incentivos para la democracia interna

En el libro Desprivatizar los partidos, sus autores, Joan Navarro, sociólogo y vicepresidente de Asuntos Públicos de Llorente & Cuenca, y José Antonio Gómez Yáñez, sociólogo y profesor de la Universidad Carlos III de Madrid, aseguran que la baja calidad democrática del funcionamiento interno de los partidos responde principalmente a que no existen incentivos para que esto sea diferente. Una situación que lleva a que los partidos se consideren a sí mismos entidades privadas entendiendo que tienen libertad para autorregularse, hecho que las direcciones, tanto nacionales como locales, utilizan para fortalecerse internamente en lugar de facilitar la apertura buscando nuevos apoyos sociales.

Joan Navarro resalta que “la sociedad está pidiendo que los partidos actúen como instrumentos públicos, ya que la privatización en su funcionamiento está dificultando que puedan escuchar y entender lo que está ocurriendo fuera”. Por su parte, José Antonio Gómez Yáñez asegura que “existe un gran problema en el funcionamiento interno de los partidos, ya que desde hace unos años su rendimiento ha sido muy bajo, haciéndolos incapaces de relacionarse con la sociedad”. Las redes clientelares de subvenciones y de empleo en las empresas municipales y en el propio ayuntamiento, desde los servicios de la limpieza de los colegios a la oferta de masters por la cara buscan la fidelidad al líder del partido, que suele ser el alcalde o alcaldesa.

Entre las soluciones, el libro concluye que lo más importante sería reformar la ley de partidos de forma que se establezcan obligatoriamente mecanismos de funcionamiento democrático interno y derechos claros de los afiliados, así como reformar la ley electoral de forma que las primarias sean igual en todos los partidos y se supervisen por una junta electoral. Y de cara a los ciudadanos, el establecimiento de listas abiertas que permitan votar directamente a tus representantes. Una amplitud de democracia que debería alcanzar a las administraciones de segundo nivel, como el Área Metropolitana de Barcelona (AMB). ¿Cuándo votaremos quien deba liderar nuestra metrópoli en la liga mundial de las ciudades? Hay que desprivatizar también las instituciones.

Evaluar lo público

informe-ccies-colaboracio-publicoprivada«Un fantasma recorre las ciudades ante las elecciones locales: el fantasma de remunicipalizar servicios públicos»

JC Valero / día 2 de abril de 2019 / abc.es

Un fantasma recorre las ciudades ante las elecciones locales: el fantasma de remunicipalizar servicios públicos. Por lo general, a los alcaldes y alcaldesas les mueve las buenas intenciones, pero no tienen la certeza de que los recursos públicos serán eficientemente gestionados. Núria Mas y Pedro Videla, profesores del IESE, defienden que todas las políticas públicas deben ser evaluadas porque desconocemos si el dinero se gasta bien, si hay que invertir más en esto o aquello, o si se debe retirar un programa. Los expertos advierten que esa evaluación no la deben realizar los políticos. Y señalan EE.UU. como ejemplo, país donde se publican todos los datos de las administraciones para que los estudiantes de doctorado puedan realizar sus tesis y, de paso, contribuir al bien común con su análisis de las políticas públicas.

De momento, aquí sería deseable que los partidos plantearan unos programas electorales donde las fórmulas de prestación de los servicios municipales respondieran exclusivamente a la voluntad de maximizar la eficiencia y la viabilidad económica, además de garantizar la equidad y su sostenibilidad. En ese contexto, un documento presentado ayer, que recorre la amplia tradición de ese modelo colaborativo en Cataluña en servicios de titularidad pública, reivindica la colaboración público-privada como oportunidad para la administración local.

Ante el recrudecimiento ideológico del discurso remunicipalizador y los retos de aumento del gasto social de las administraciones, la Cámara de Concesionarios de Infraestructuras, Equipamientos y Servicios Públicos (Ccies) y la Asociación por la Excelencia de los Servicios Públicos (AESP) plantean que la toma de decisiones se base en criterios racionales, de forma que las personas reciban, al menor coste posible, el mejor nivel de calidad en servicios tan básicos como vivienda, agua, residuos, movilidad, tercera edad y la transformación tecnológica en las ciudades.

Los Juegos Olímpicos de Barcelona fueron un caso de éxito de ese modelo mixto en el que la colaboración de la iniciativa privada fue decisiva, porque participó con un 43 % de la inversión ejecutada. Una cooperación que resulta imprescindible en la construcción y gestión de las infraestructuras y servicios para abundar en el modelo concesional sin perder la titularidad pública. Así será más fácil evaluar cómo se gasta el dinero de todos.

 

Ama a tus enemigos y forja una ideología flexible

1el28219f40

Practicar el periodismo de proximidad permite estar en contacto con los agentes del territorio. El director del Llobregat y quien firma estas líneas, en calidad de editor ejecutivo, llevamos nueve meses de gira por los municipios e instituciones de la comarca.

JC Valero / día 1 de marzo de 2019 / elllobregat.com

Una conclusión: nuestros políticos sólo aspiran a ganar las elecciones municipales, de modo que orientan su actuación desde posiciones prácticamente populistas: mi pueblo o mi ciudad, primero. ¿La comarca, el área metropolitana, la pobreza, los ODS? Las respuestas son puro trumpismo: nosotros primero.

Quienes no encuentran el sentido de la vida en su fuero interno también se quejan de que hemos creado una sociedad en la que todo el mundo corre fuera de sí, como pollo sin cabeza. Esta carrera nos agota y también agota el planeta. Nuestro malestar individual genera tensiones que ni la actividad ni el consumo frenético pueden calmar. Así se crea un bucle interminable entre tensiones personales y tensiones sociales. La solución, según Thomas d’Ansembourg, está en la «interioridad ciudadana», un trabajo personal íntimamente vinculado a lo colectivo que, además de ayudarnos a reconectar con nosotros mismos, nos permita poner lo mejor del yo al servicio del nosotros, siempre en favor del bien común. A contracorriente del gran tópico de la autoayuda, Thomas d’Ansembourg, autor “Del Yo al Nosotros” (Arpa), defiende que “si quieres estar bien, preocúpate de los demás”. Siguiendo este ejemplo, en el ámbito municipal, los alcaldes y alcaldesas debieran preocuparse también de los ciudadanos de las poblaciones vecinas porque ellos también consumen bienes y servicios en sus poblaciones y ejercen sus derechos, empezando por el derecho de paso. Que se lo pregunten a La Palma de Cervelló, salida natural de Corbera, por ejemplo. O a Martorell, Sant Esteve Sesrovires y Abrera, que peleados entre sí no saben compartir el potencial de Seat.

El profesor Arthur Brooks, que este mes lanza en España su libro “Ama a tus enemigos”, defiende que el problema en la vida pública de hoy día no es la ira excesiva, sino la cultura del desprecio. En todo el espectro político, escuchamos que aquellos que no están de acuerdo con nosotros no solo están equivocados, sino que son nuestros enemigos. Esto distorsiona el discurso político, destrozándonos como personas e incluso arruinando nuestra salud.

La cultura del desprecio
El ensalzamiento de lo propio frente al desprecio de los que viven fuera de las murallas de los términos municipales hace que la visión de conjunto, comarcal, metropolitana o global, sea anulada por el “Nosotros primero”, con el idéntico y exitoso trumpismo populista que ha campado desde 2012 en Cataluña y que ha vencido en Hungría y Brasil, por poner ejemplos allende nuestras fronteras.

Brooks, que tocó el trombón en la Orquesta Sinfónica de Barcelona cuando tenía 20 años, defiende que tras una crisis financiera siempre se produce una especie de pánico en la población, sobre todo durante la recuperación económica posterior, cuando con el 80% ve sus sueldos igual y que sus hijos cobran salarios bajos. Por eso respaldan partidos populistas, practican una cultura del desprecio y quieren que tú y yo seamos enemigos. De ahí su resentimiento, momento en que aparece un político y les dice que la culpa la tienen los extranjeros, los bancos, los ricos…España.

Asimetría emocional
Books asegura que la gran mayoría de la gente, tanto en EEUU como en Cataluña, no quiere odiar a sus vecinos, y mucho menos a sus familiares. Sin embargo, uno de cada seis estadounidenses ha dejado de hablar con un miembro de su familia por cuestiones políticas. Igual ocurre en Cataluña. Eso es nefasto, porque las relaciones con los demás nos suelen procurar felicidad y nadie quiere ser infeliz.

Los populismos también se basan en la asimetría motivacional, fenómeno que los psicólogos denominan a asumir que tu propia ideología se basa en la bondad frente a la ideología de tus oponentes, que juzgas basada en el odio. Piénsenlo. La mayoría suele decir: “Mi ideología es buena, quiero ayudar a la gente, pero los otros son malvados y están en mi contra”. Desde esa asimetría es imposible progresar como sociedad.

Zona Franca, el mejor polígono del mundo
¿Cómo resolverlo? En primer lugar, siendo honestos y reconociendo que hay diferencias, pero no irreconciliables. En la diversidad reside nuestra fuerza. Afortunadamente, existen objetivos comunes, como los 17 objetivos de desarrollo sostenible (ODS) definidos por Naciones Unidas. Una hoja de ruta que, en palabras de Cristina Gallach, Alta Comisionada de la Agenda 2030, trabaja en torno a 4 Pes: Persona, Planeta Prosperidad y Paz como “una oportunidad única, ya que nunca se había puesto sobre el papel los objetivos para un mundo sostenible e inclusivo para las próximas generaciones”. De forma que hoy “la sostenibilidad ya no es una opción sino una obligación para el éxito y reputación empresarial”. Estas palabras las pronunció Gallach ante los empresarios del polígono de la Zona Franca, después de que el delegado especial del Estado en el Consorcio que lo rige, Pere Navarro, expresara su deseo de que el mayor polígono catalán sea “el mejor del mundo” y un marco de colaboración público-privado, como como el propio Consorci, “un espacio de consenso político, social y económico, porque de lo que se trata es de crear riqueza para compartir”.

vaEsos son los nuevos aires de una ideología flexible. Necesitamos ser menos predecibles. Unirnos en objetivos claros y ensalzar las buenas prácticas. Esa es la diversidad en la que radica la fuerza del futuro para que eche a andar una ideología impredecible. Y entonces, tal vez, nos daremos cuenta de que nuestras grandes diferencias no son realmente tan grandes.