Archivo mensual: julio 2018

Conciencia

fundacion-caixa-filantropia.gifLa de la Caixa es la tercera fundación mundial por volumen de activos, con un total de 24.000 millones de euros

JC Valero / día 24 de julio de 2018 / abc.es

Los humanos asociamos la inteligencia a la existencia de conciencia. El cine nos ha brindado malvadas inteligencias artificiales (IA) en máquinas que desarrollaban conciencia, como Matrix, Skynet y Hal 900. Comunicarse con los humanos hablando es una característica común de esas IAs. Mediante voz ya estamos acostumbrados a interactuar con las IAs de los chatbots y, sin embargo, ningún centro de atención al cliente robotizado es consciente en el sentido de tener conocimiento del bien y del mal; ni enjuicia moralmente los actos, especialmente los suyos, aunque llegue a reconocer la realidad.

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) vienen a ser la conciencia de la humanidad. Aprobados en 2015 por Naciones Unidas y firmados por 193 estados con el compromiso de que se alcancen en 2030, los ODS aportan respuestas a los desafíos actuales para avanzar hacia una economía mundial mucho más responsable e inclusiva con las personas y con el planeta. Sustentados en la convicción de que la humanidad puede progresar hacia el desarrollo sostenible porque dispone de capacidad innovadora y de instituciones para hacerlo posible, los ODS son una brújula de alternativas realizables, pero solo en el caso de que se impliquen las empresas como actores principales en la definición de su nuevo modelo de desarrollo.

Un modelo de crecimiento y de mundo que pretende no dejar a nadie en la cuneta, que es el principal objetivo del Estado del Bienestar español, cuyas grietas son cubiertas por instituciones como la Fundación Bancaria “la Caixa” que, a través de su Obra Social, pretende no dejar a nadie atrás. La de la Caixa es la tercera fundación mundial por volumen de activos, con un total de 24.000 millones de euros. A la cabeza está la Gates Foundation, con 32.800 millones, seguida de Wellcome Trust, con 26.300, según un análisis del Instituto Coordenadas realizado entre las principales fundaciones filantrópicas del mundo con patrimonio propio que genere los recursos que dedican al bien común.

También en materia de inversión filantrópica, la fundación bancaria española más importante está entre las tres mayores del mundo, con un presupuesto anual de 510 millones de euros con los que impulsa alrededor de 50.000 iniciativas anuales que llegan a más de once millones de usuarios. Un ejemplo de inteligencia financiera con conciencia.

 

Exaltación de la aldea

1528140226_579068_1528140786_noticia_normal.jpg

«García de Cortázar defiende que la historia es un instrumento necesario, y cuando no existe, se inventa, como ha ocurrido para justificar los nacionalismos»

JC Valero / día 10 de julio de 2018 / abc.es

Andorra ha eclipsado a los separatistas catalanes dos veces en los últimos días. Antoni Martí, primer ministro del pequeño país pirenaico, fue recibido por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en su primer día como inquilino en la Moncloa con ocasión del 25 aniversario de las relaciones diplomáticas entre ambas naciones. Momento en el que Sánchez aprovechó para manifestar su apoyo a la celebración de la Cumbre Iberoamericana de 2020 en Andorra.

Martí ha vuelto a eclipsar a los secesionistas catalanes en las celebraciones del Día de la Independencia de los Estados Unidos el 4 de julio en el Consulado de Barcelona. El cónsul general Marcos Mandojana brindó trato de jefe de Estado al mandatario andorrano, que copó todas las atenciones y fotografías oficiales, propinando un baño de realidad a Quim Torra, que fue tratado como lo que es: presidente de una comunidad autónoma española.

Fernando García de Cortázar, historiador y premio nacional de Historia de España 2008, recordó este sábado en el programa «Converses» de COPE Cataluña y Andorra, las palabras que otro sabio, Menéndez Pelayo, pronunció en el Ateneo Barcelonés en 1908 para proclamar que Barcelona es el corazón de España. Autor de «Viaje al corazón de España» (Arzalia), un libro en el que exalta la belleza de un luminoso país, García de Cortázar distingue entre Barcelona y el resto de Cataluña, hasta el punto de subrayar que con la Constitución en la mano la demarcación de Barcelona podría constituirse igual que la Comunidad de Madrid.

García de Cortázar defiende que la historia es un instrumento necesario, y cuando no existe, se inventa, como ha ocurrido para justificar los nacionalismos. Un mal uso del que no se libra el resto de territorios en un proceso que denomina de regionalización de la cultura o exaltación de la aldea. El caso catalán es, a su juicio, el de mayor tergiversación histórica, al producirse los elementos más claros de alteración, mistificación y mentira de la historia que se conocen en toda España.

Para mayor inri, el carlismo que impera en el separatismo catalán niega el pensamiento liberal de la construcción de una España plural porque provocaría la recíproca reclamación de una Cataluña plural. Así las cosas, frente a la persistente exaltación de la aldea, como dijo Camus, de los resistentes será la última palabra.