Archivo mensual: mayo 2017

Territorio frontera

JC Valero – 31/05/2017 (ABC)

Moldavia lleva 25 años de crisis y carece de una estrategia definida porque los gobiernos cambian con frecuencia

La primera cumbre internacional de la Real Academia Española de Ciencias Económicas y Financieras (RACEF) desde que el pasado abril forma parte del Instituto de España, se ha celebrado en Moldavia, el país menos conocido y visitado de Europa. Bajo la presidencia del doctor Jaime Gil Aluja, la RACEF ha fomentado la cooperación científica con instituciones y academias de Polonia, Rumanía, Montenegro, Bosnia y Hercegovina, Bielorrusia, Bélgica, Finlandia y Argelia. Una relación que ahora se amplía con Moldavia, país asociado a la Unión Europea en 2014 y en el que cohabita el alma rusa.

El pueblo moldavo ha sufrido la dominación turca, tártara y la rusa. Con la perestroika afloraron los nacionalismos en la antigua URSS. Uno de ellos persiste en Transnistria, una franja situada entre el río Dniéster y Ucrania, que se separó de la Moldavia independiente de la órbita rusa en una guerra que costó diez mil almas en 1992, cuando Barcelona preparaba los mejores Juegos Olímpicos de la historia y las guerras balcánicas acaparaban el protagonismo internacional.

Moldavia lleva 25 años de crisis y carece de una estrategia definida porque los gobiernos cambian con frecuencia. El actual presidente, Igor Dodon, ha sido el único mandatario del mundo que acompañó a Putin el 9 de mayo en el desfile del día de la victoria en la Segunda Guerra Mundial. Dodon cohabita con un primer ministro y el presidente del Parlamento que pertenecen a la coalición europeísta.

En este confín de Europa, el único inversor español importante es Gas Natural Fenosa. El presidente del Parlamento moldavo, Andrian Candu, ofreció una recepción oficial a la RACEF durante las jornadas académicas celebradas la semana pasada en Chisináu, y trasladó a Gil Aluja su compromiso de que el negocio de Gas Natural Fenosa en el país, iniciado en el año 2000 y que en la actualidad representa la distribución y comercialización del 70% de su electricidad, está garantizado pese al acercamiento moldavo a la Unión Económica Euroasiática, liderada por Moscú y con un gran peso del sector energético.

Gil Aluja, por su parte, ha invitado a las autoridades moldavas a aprovechar la experiencia del sector vitivinícola español y a emular el modelo de promoción económica de la Marca España para que ese país mejore la imagen de ser la Casablanca de Bogart en el siglo XXI: un nido de espías y hackers en la última frontera.

Domesticar lo salvaje

JC Valero – ABC (17 de Mayo 2017)

La innovación no se limita a digitalizar y robotizar la producción de bienes y servicios. En el sector primario, donde se extraen y transforman los recursos naturales con escasa o nula manipulación, también se investiga y desarrollan innovadoras actividades económicas que emocionan al tiempo que refuerzan los valores tradicionales del amor a la tierra y el mar.

Las familias Balfegó y Cusiné son paradigmas de la innovación en el sector primario catalán. Manuel y Pere Vicent Ballfegó integran la quinta generación de una saga de pescadores. Pioneros en granjas marinas y acuicultura, han convertido L’Ametlla de Mar en la capital mundial del atún rojo del Mediterráneo. También han innovado al crear un destino turístico de naturaleza sin parangón, con un catamarán para visitar en mar abierto las piscinas de crianza de atunes y poder nadar entre estos grandes peces que son capturados mediante el arte del cerco para transferirlos, vivos, a esas jaulas de dimensiones superiores a dos campos de fútbol.

Japón es el principal destino de sus exportaciones, pero Balfegó también suministra atún rojo a los mejores restaurantes del país. Ahora la familia ha vuelto a innovar con la apertura de Tunateca, un espacio gastronómico en Barcelona consagrado al atún. Un ágape a base de este preciado manjar, que es como el cerdo del mar, porque se aprovecha todo, supone un lujo al alcance de todos los bolsillos. Las degustaciones se completan con catas, clases de cocina o ronqueo para difundir la cultura sobre este producto.

Tomás Cusiné fue el primer catalán que emprendió, hace 20 años, la viticultura de montaña con la bodega Cérvoles, en la comarca Les Garrigues y con DO Costers del Segre, una zona colindante a la sierra de La Llena, frontera con El Priorat y La Conca de Barberà. Tras 32 vendimias que arrancaron en Castell del Remei, finca de su familia, ha regresado a Cérvoles para relanzar unos caldos «boutique» de viñas situadas entre los 700 y 800 metros de altitud en unos terrenos que también fueron pioneros en la introducción de variedades de origen francés. Además, dinamizó el enoturismo como presidente de la ruta del vino de Lleida-Costers del Segre, y con su regreso a Cérvoles completa un grupo vinícola integrado por las bodegas Tomás Cusiné, Castell del Remei y Cara Nord. Todo gracias a unas uvas salvajes que, junto a su simpática esposa, Mireia González, logran domesticar.

Auto Sufí Ciencia

Por JC Valero – ABC (24 de Mayo 2017)

Sorprende que alguien se reivindique místico en estos tiempos de tribulaciones. Tres décadas después de que los críticos musicales instalaran a Pedro Burruezo en los altares de las bandas de culto con Claustrofobia, grupo con el que abrió la veda de los trasvases estilísticos, el mestizaje y la aniquilación de fronteras; este inclasificable artista que en el año 2000 dio un giro de 180 grados a su carrera y a su vida, acaba de lanzar «Dervishes & Troubadours», un disco profundo, misterioso, de insondable poesía y de una extraña belleza para el materialismo imperante.

El disco es un dos en uno, porque conjuga la música contemporánea inspirada en el sufismo de aromas moriscos y piezas cantadas por Burruezo en árabe y castellano; con otra parte inspirada en las piezas de trovadores con música sefardita de aires medievales, pero con toques innovadores en harmonías y letras cantadas en catalán y en ladino. No haber gozado de una excesiva popularidad ha permitido a Burruezo seguir experimentando y buscando hasta encontrar lo que considera su propia voz y lograr una creación ajena al mercado, pero sin perder antiguos fans, que siguen acudiendo a sus singulares actuaciones.

El próximo sábado, 27 de mayo, en el Festival Ciutat Flamenco Barcelona, Burruezo ofrecerá el concierto «Auto Sufi Ciencia», que define como un camino de lo sufí a lo flamenco y viceversa. Acompañado de una pléyade de músicos, los cantes jondos de Pere Martínez se entremezclarán con las letanías sufíes de Burruezo y los arreglos moriscos de Wafir S. Gibril con su flauta ney, laúd árabe, violín y percusión; el baile flamenco de Miguel Donarie, la guitarra de Marc López y las cuerdas clásicas de la Nur Camerata. Todo ello mientras la bailarina Virginia Joëlle ejecuta hipnóticos giros derviches. La velada promete trascender lo artístico para adentrarse en el hondo calado espiritual que une tradición y transgresión, al tiempo que pone algo de paz en estos tiempos de caos, incertidumbre y desinformación.

A nadie debe extrañarle que Burruezo, periodista que dirige la versión española de la revista The Ecologist, componga a un tiempo música espiritual y contemporánea. Una fusión que resulta completamente compatible y necesaria. Porque hoy en día lo más transgresor es la espiritualidad sufí, corriente de ascesis y vida espiritual del islam cuyos sabios creen que es una realidad sin nombre o un nombre sin realidad, puesto que la verdadera elección es la del «tariq» (el camino). ¿Qué queda si hemos cambiado la fe y el amor por el saber y el tener? Una clase de Mindfulness, pero con música de Burruezo.

La villa de Molins de Rei, conectada con Beirut

La guerra en Siria se antoja lejana, pero no sus consecuencias: el drama de los refugiados y el ataque a las ciudades europeas de los lobos de Estado Islámico. Las operaciones policiales contra los terroristas del Daesh se suceden en nuestro territorio. Porque Barcelona está en el mapa de la yihad. Nos lo recuerda su aparición en Daviq, la revista oficial de ISIS.

Captura.PNGTomás Alcoverro en las calles del pueblo donde creció, Molins de Rei

Por JC Valero / día 5 de Mayo / elllobregat.com

Cuando Estado Islámico caiga en Siria “hará estallar el terrorismo en Europa”. Lo dice Tomás Alcoverro, corresponsal de La Vanguardia durante más de 40 años en Oriente Medio. Antes de irse a vivir a Beirut, Alcoverro pasó su infancia y adolescencia en Molins de Rei. Con él callejeamos por los recovecos de la memoria.

La verdad es un espejo roto en mil pedazos en la noche de los tiempos. La tarea cotidiana de los periodistas consiste en intentar recomponerlo para reflejar la realidad. Algunos, influenciados por creencias o líneas editoriales, logran reconstruirlo cóncavo, otros convexo, ondulado… Pero todos proyectan la realidad, como cuando visitamos el salón de los espejos del Tibidabo y vemos nuestra figura que, aunque alterada por la condición de cada espejo, sigue siendo nuestra imagen.

El peligro estriba en quienes hacen añicos cualquier espejo que los periodistas recomponemos a diario, no para deformar la imagen, sino para sustituirla por símbolos y frases de 140 caracteres, micro sentencias lanzadas en caliente, sin mediar reflexión. Son parte de las “fake news” de la posverdad que pueblan las redes sociales y que engendran los populismos y los avances de Beppe Grillo, Donald Trump, el Brexit y Marine Le Pen.

Poco antes de morir, Umberto Eco advertía en una carta abierta a su nieto adolescente y, por extensión, a todos los “millennials”, de las graves consecuencias de la pérdida de la memoria como el mal que más afecta a las nuevas generaciones, sean o no universitarios. Y es que “para los jóvenes, el pasado se ha aplanado en una enorme nebulosa indiferenciada”, decía el filósofo y ensayista italiano.

El cerebro es un ordenador mucho más potente que cualquier “Smartphone”, no solo por ser la mejor herramienta que, además, siempre llevamos encima, sino porque mejora con el uso sin necesidad de ser sustituido. Está bien consultar en Google un dato que no se sabe, pero deberíamos retener esa información para no tenerla que consultar una segunda vez. La memoria, dice Eco a los jóvenes, es un músculo, como el de las piernas, que si no se ejercita se atrofia y hace que te conviertas en discapacitado (desde el punto de vista mental) y, por lo tanto, en un idiota”.

Seguir la dieta de la memoria
Seguir la dieta de la memoria, conceder importancia a los pequeños detalles y tener en cuenta lo que ocurrió antes de que naciéramos, porque también cuenta, sirve para entender mejor por qué hoy suceden muchas cosas… Así se educó Tomás Alcoverro en el seno de una familia con casa en la calle Puigcerdà, de Molins de Rei. Su madre, Roser Montané, hablaba francés, tocaba el piano y había estudiado contabilidad. Su padre, Alex Alcoverro, abrió una mercería en la calle Major, en un edificio que todavía se conoce como Can Muntané. A los padres del corresponsal en Oriente Medio más laureado, que acaba de publicar el libro “¿Por qué Damasco? Estampas de un mundo árabe que se desvanece” (Diëresis), les fue bien el negocio y dieron el salto a Barcelona antes de la crisis textil que hundió las fábricas de Molins de Rei, entre las que destacaba Can Samaranch, dirigida por Enric Madorell, pariente del periodista y una de las figuras más vinculadas a la historia de la villa.

En aquella factoría de colchas y tapicerías se reclutaba personal entre personas de origen catalán y católicos practicantes.

Reuniones clandestinas
Los recuerdos de Tomás Alcoverro se amontonan al callejear por el Molins de los veranos de su infancia, pero también de la adolescencia y madurez. Porque una vez heredó la finca, la prestaba para que celebraran reuniones clandestinas los líderes del Moviment Socialista de Catalunya (MSC), conocidos como “els musics”.

Joan Raventós, Raimon Obiols y Miquel Roca Junyent, entre otros, venían a Molins para esquivar la vigilancia franquista. Alcoverro recuerda que Raventós le daba 25 pesetas para el taxi de regreso a Barcelona, porque él no solía quedarse.

Durante muchos años, el periodista que ha cubierto las guerras de Palestina, Libano, Iran, Irak y ahora Siria, estuvo vinculado a Molins de Rei y a sus vecinos, veraneantes, con los que departía a la fresca o realizaba excursiones a la Penya del Moro. Vivía puerta con puerta con la familia de Maria Rosa Virós, que fue rectora de la Universidad Pompeu Fabra y esposa del intelectual José Antonio González Casanovas. También frecuentaba dos edificios cercanos a su casa y que aparecen en la película de Pedro Almodóvar “La mala educación”.

El director manchego rodó en el cine de la Joventut Catòlica, un edificio de 1921 con claras influencias modernistas, y en el Teatre Foment, erigido en el mismo año y utilizado como teatro y sala de baile.

El Foment Cultural i Artístic también fue el escenario en 2011 de la gala de los Premios Ràdio Molins de Rei en los que Tomás Alcoverro recibió el primer galardón de Comunicación con el nombre de Miquel Armengol, el periodista molinense artífice de la emisora. Alcoverro, como buen reportero, se mezcla con la gente de la calle, pasea discreto y es capaz de pasar horas observando el trasiego fundiéndose con el entorno.

Así es como en sus más de 8.000 crónicas desde Oriente Medio encaja las piezas del puzle de ese avispero de la Humanidad donde la única certeza es que no hay certezas.

Naturaleza y periodismo

Con el periodismo pasa como con la naturaleza, que socialmente se concede un valor cercano a cero porque su acceso online es gratis

Cicle Esplugues.jpeg

Ponentes de la mesa debate de Esplugues (de izquierda a derecha): Ramon Minoves (Diputación de Barcelona), Pere Macias (Presidente Cercle d’Infraestructures), Pilar Díaz (Alcaldessa de Esplugues), Martí Boada (Doctor de Ciencias Ambientales UAB) y Juan Carlos Valero (Periodista).

Por JC Valero / día 3 de Mayo / abc.es

Hoy es el día mundial de la libertad de prensa, pero no voy a hablar de la erosión del periodismo en las redes sociales, donde sus profesionales suelen ser blanco de graves ataques, propiciados de la mano del triunfo de personajes fuertes y autoritarios que han hecho que el mundo entre en la era de la “posverdad”, la desinformación y las noticias falsas, ahora denominadas eufemísticamente “hechos alternativos”.

Trump anima a la caza de periodistas y contribuye a la propagación de ataques contra la prensa en los países democráticos. En las presidenciales francesas se abuchea a los periodistas en algunos mítines; antes fue el exlíder del xenófobo Ukip, Nigel Farage, quien atacó a la BBC en la campaña del Brexit, o Beppe Grillo en Italia calificando a los periodistas de “casta”, como también hace el podemita Pablo Iglesias.

Hoy arranca el XII Seminario Internacional de Lengua y Periodismo bajo la presidencia de la reina doña Leticia, con un debate sobre el lenguaje inteligible en las administraciones y empresas, que ya se han dado cuenta de que necesitan claridad para que los ciudadanos recuperen la confianza en ellas. Una facilidad comprensiva que, lamentablemente, no se produce por motivaciones altruistas, sino por fines comerciales, para fidelizar a sus votantes y clientes. El lenguaje periodístico también requiere claridad, principalmente en temas económicos y sanitarios.

Con el periodismo pasa como con la naturaleza, que socialmente se concede un valor cercano a cero porque su acceso online es gratis. Pero según la ley del mercado, debería cambiar, porque la oferta de recursos naturales y de verdad sigue reduciéndose y la demanda, es decir, la población, sigue creciendo. Como la toxicidad. ¿Cuánto valen espacios naturales como Collserola? ¿Qué precio tiene la posibilidad de acceso a un ocio gratuito y al aire libre en ese pulmón metropolitano? Algunas respuestas las ofrecerá hoy Pilar Díaz, alcaldesa de Esplugues y vicepresidenta ejecutiva del Parc de Collserola, en un debate en el que también participarán Pere Macías, presidente del Cercle d’Infraestructures; el doctor Martí Boada, experto naturalista, y el responsable de la red de parques naturales de la Diputación, Ramon Minoves. Seamos claros: usamos la naturaleza porque es valiosa, pero corremos el riesgo de perderla porque es gratuita. Como el periodismo en las redes sociales.