Archivo mensual: febrero 2016

La ilusión del enfoque

Nada en la vida es tan importante como piensas que es, mientras estás pensando sobre eso

This work by NRKbeta.no is licensed under a Creative Commons Attribution-Share Alike 3.0 Norway License.Permissions beyond the scope of this license may be available at http://nrkbeta.no/cc/.


Por JC Valero/ día 24  de febrero 2016 / Link abc.es 

El presidente del Círculo de Economía, el catedrático Antón Costas, es de naturaleza optimista y, por ello, confía en que finalmente triunfará la política y no será necesario convocar otras elecciones, con la pérdida de todo un año que ese fracaso comportaría. En una entrevista emitida en el programa «Converses» de la COPE Cataluña donde tuve el placer de participar, Costas se refirió a Daniel Kahneman, un psicólogo que obtuvo en 2002 el premio Nobel de Economía por haber estudiado la toma de decisiones bajo incertidumbre, porque está comprobado que los optimistas se equivocan más, pero les va mejor en sus vidas.

Creador junto a Amos Tversky de la teoría de las perspectivas, según la cual los individuos toman decisiones, en entornos de incertidumbre, que se apartan de los principios básicos de la probabilidad, en una suerte de atajos donde la aversión de la pérdida es su máxima representación; Kahnemam es autor del libro «Pensar rápido, pensar lento», un tratado de economía conductual que demuestra que las finanzas, como la política, no son tan predecibles como parecen, ya que los agentes económcos, y también los políticos, no actúan siempre de forma racional y se dejan llevar por juicios que están congnitiva, emocional y socialmente condicionados.

Kahneman sostiene que tendemos a confiar en exceso en juicios que hacemos basados en muy poca información y que somos capaces de generar interpretaciones muy rápidas sin ser conscientes de lo que no conocemos en el sentido opuesto a Sócrates, es decir, no sabemos que no sabemos. Costas aconseja que hay que reconocer como son las cosas y que hay que atreverse a pensar lo impensable porque es una forma de evitarlo. En este punto, uno de los padres de la economía, John Maynard Keynes, decía que nunca ocurre lo imprevisto; en todo caso, siempre ocurre lo no pensado.

En nuestro interior habitan dos Yoes: el que experimenta y el Yo que recuerda y al que le encantan los relatos sobre nuestra propia vida. En sintonía con esos Yoes, Kahnemam defiende la existencia de dos sistemas de pensar: el emotivo, rápido e intuitivo, al que se dirigen siempre los políticos y publicistas con la mejor historia preñada de coherencia interna pero con la mínima información; y el sistema más lento, esforzado y racional. En cualquier caso, nada en la vida es tan importante como piensas que es, mientras estás pensando sobre eso. El bienestar humano siempre depende de la ilusión de su enfoque.

Ideología de relleno

En toda Europa, la recuperación es mediocre y lenta porque desde el año 2000 la productividad en las economías avanzadas ha sido bastante baja

Presentació_AlfredBosch_11-12-2014_8516_resize (1)


Por JC Valero/ día 17  de febrero 2016 / Link abc.es 

El vicepresidente del Govern y doctor en Historia del Pensamiento Económico por la UAB, Oriol Junqueras, acaricia la idea de que Cataluña logre la independencia cuando el Reino de España haga «default» y deje de pagar a sus acreedores. Aunque nadie sabe lo que va a pasar con la deuda, el sueño de Junqueras se antoja más relacionado con su estado de ánimo que con las probabilidades de que eso ocurra en la España de la eurozona. El escritor y ensayista portugués, Gabriel Magalhães, lo deja meridianamente claro al afirmar que «las nacionalidades son fantasías que existen».

La gente suele pintar la situación con mayor dramatismo de lo que en realidad es. Tanto en Cataluña como en el conjunto de España. Porque seguimos creciendo pese a tener Gobierno en funciones. Lo mismo ocurrió durante los más de tres meses que tardaron en pactar Junts pel Sí y la CUP.

Relativizada la incertidumbre política, en estos momentos en que la economía española parece vivir en un mundo al revés, porque crece mientras otros se desaceleran o literalmente van fatal; deberíamos aprovechar esta oportunidad para abordar asuntos de mayor calado. Como atacar el paro desde sus raíces en la educación y acabar con los «ninis» al tiempo que finiquitamos los salarios bajos y esa enfermiza protección del puesto de trabajo en vez de proteger al trabajador.

La necesidad de un cambio de modelo en el sistema sanitario es otro de los problemas a largo plazo. En toda Europa, la recuperación es mediocre y lenta porque desde el año 2000 la productividad en las economías avanzadas ha sido bastante baja. Las tecnologías tienen mucho que ver, pero también el aumento de la esperanza de la vida, que ha propiciado un galopante envejecimiento de la población. Existe un consenso entre los expertos como Nuria Mas, profesora del IESE y especialista en sanidad, que cifran el peso de nuestra pirámide de edad en una caída del 0,1% anual.

Cuando se cumplen 25 años de la concertación en el sistema sanitario catalán, Nuria Mas advierte que su diseño fue fantástico cuando entonces la gente se moría de enfermedades agudas, pero ahora el 80% se muere de enfermedades crónicas, lo que comporta que el grueso del gasto sanitario no esté ayudando realmente a mejorar la salud de la población. En este punto, resulta irrelevante discutir por el número de camas o el binomio público-privado mientras no consigamos resultados saludables para la población.

Lamentablemente, los debates en nuestro país no se sustentan en estudios y los vacíos de datos los solemos rellenar de ideología.

Reinventar el periodismo

Un grupo de periodistas publica un quién es quién «de los que mandan en el Baix Llobregat y L’Hospitalet»

perpinya, junqueras, belver y valero


Por Omar González / día 15  de febrero 2016 / Link abc.es 

En 2015, casi el 45% de los 7.000 millones de personas que hay en el mundo, cerca de 3.000 millones, está conectado a Internet. Ese año, Facebook tuvo 1.490 millones de usuarios activos al mes, Twitter generó 500 millones de tweets al día y en el mismo tiempo Google registró 3.000 millones de búsquedas. Esto se traduce en una cantidad de datos generada que crece de forma exponencial y sin freno.

Situados en este contexto, es evidente que el periodismo puede y debe aprovechar toda esta información, que recibe el nombre del Big Data, para dar un servicio útil al ciudadano. «Quién es quién. Radiografía de los que mandan en el Baix Llobregat y L’Hospitalet» (editado por BCN Content Factory) es un libro que pretende cumplir este objetivo y dar un nuevo empujón al periodismo. Joan Carles Valero, líder del proyecto del que ha salido esta publicación, considera que es una «obra de emprendedores periodísticos dentro del «innovar o morir» del oficio.

«Quién es quién» analiza con lupa y datos quién gobierna en el Baix Llobregat y L’Hospitalet, y ofrece una agenda de contactos de interés para el ciudadano en diferentes áreas como la justicia, los partidos políticos, la enseñanza o la sanidad. Así, combina dos mundos esenciales en el oficio periodístico: por un lado, «la galaxia Gutenberg», según señala Valero, que corresponde al libro físico, y por el otro la tecnología moderna, que se materializa con los códigos QR conectados a la nube con la información del directorio. «Actualizamos el libro físico una vez al año, cada diciembre, y la información almacenada en la nube continuamente añadiendo nuevos números de teléfono», explica Valero.

«Quién es quién» es un proyecto constituido por periodistas jóvenes y otros más experimentados que, a partir de un territorio concreto, hacer una visión de 360 grados». «Lo hemos hecho del Baix Llobregat y L’Hospitalet, pero esperamos que en el futuro pueda ser la ciudad de Barcelona u otras comarcas», anticipa Valero.

Este ejemplo de renovación periodística cumple con la labor del periodismo de informar, interpretar y situar al ciudadano en un contexto concreto, identificando a los protagonistas de cada ámbito «bebiendo de la tradición anglosajona del who is who», incluyendo además opiniones de los protagonistas. «Nos hemos lanzado a la aventura a pecho descubierto», explica Valero, «sin subvenciones ni nada parecido por el estilo».

La radiografía de BCN Content Factory es más que un libro. Prueba de ello es la otra vertiente del proyecto: se trata de una serie de presentaciones en diferentes lugares de los territorios analizados el objetivo de las cuales es generar debates de interés público, sobre todo de asuntos locales, como el mundo asociativo y vecinal de cada ámbito geográfico

País de oportunidades

Pese al turismo y al comercio, Andorra siempre fue un país cerrado. Su apertura y homologación internacional se sustenta en un programa de reformas emprendido hace tres añosFlickr_-_Convergència_Democràtica_de_Catalunya_-_Conferència_Jordi_Pujol_1


Por J.C. Valero / día 10  de febrero 2016 / Link abc.es 

Dos bombas mediáticas han estallado en el camino de Andorra hacia su homologación como país sin la etiqueta de paraíso fiscal: el caso Pujol y la intervención de Banca Privada de Andorra (BPA). Los excesos de los gobiernos de Pujol en políticas en favor de su propia familia, han puesto en tela de juicio los convenios que Andorra firmó en 2011 para facilitar información sobre los clientes de sus bancos con procedimientos penales y tributarios abiertos.

El caso BPA ha tenido también efectos devastadores desde que la agencia del Tesoro estadounidense advirtió de supuestas prácticas de blanqueo de dinero de origen criminal. El gobierno andorrano quiere subastar la entidad a finales de este mes, después de crear un banco puente, al estilo del FROB español, y de encargar a la consultora estadounidense PwC el análisis de los saldos de las 20.000 cuentas y los datos de sus 32.000 titulares. Hasta el momento, no ha trascendido ninguna evidencia relacionada con la propuesta de resolución de la agencia del Tesoro de EEUU.

Pese al turismo y al comercio, Andorra siempre fue un país cerrado. Su apertura y homologación internacional se sustenta en un programa de reformas emprendido hace tres años. Además de establecer un IVA del 4,5%, que allí se denomina IGI (impuesto general indirecto), se aplica un impuesto de Sociedades del 10% con bonificaciones de hasta el 80% para sectores estratégicos, como las sociedades de explotación de intangibles, comercio internacional y gestión en inversión financiera. El nuevo marco fiscal andorrano se completó el año pasado con un laxo IRPF.

Este mes entrará en vigor el convenio con España para evitar la doble imposición, pared de carga sobre la que se sustenta una revolución fruto de la evolución del país de los Pirineos y que constituye una oportunidad de negocio a este lado de los Pirineos. También Andorra se perfila como puerta de entrada a Europa para compañías que constituyan sociedades holding en ese país sin necesidad de un socio local.

En competencia directa con Irlanda, Luxemburgo y Bulgaria, las 1.800 nuevas empresas que se han instalado desde 2012 en Andorra son la prueba palpable del atractivo de un país con baja tributación, que no es lo mismo que un paraíso fiscal, como ha subrayado Xavier Altimir, presidente de la Confederación Empresarial Andorrana, en el programa “Converses” de la Cope. Algunas de estas empresas están relacionadas con el sector sanitario y deportivo como extensión del turismo. Son compañías que, lejos de limitar su presencia a un mero buzón como hasta ahora, cumplen la exigencia legal de abrir un local de un mínimo de 25 metros cuadrados y tener un trabajador en plantilla.

Humanismo económico

Cuestiones como los valores, la visión y misión de la empresa, lejos de utilizarse como mera propagandamaxresdefault


Por J.C. Valero / día 03  de febrero 2016 / Link abc.es 

La expresión «ten el valor de usar tu propia razón» (sapere aude), divulgada por Kant en su ensayo «Qué es la ilustración», mantiene plena vigencia. En el mundo de la economía se tiende a ver con cierta desconfianza y displicencia a quienes proceden del campo humanista, porque priman los resultados sin percatarse de que, ahora más que nunca, necesitamos tomar distancia. El humanismo aporta capacidad para desengancharse del binomio causa-efecto y amplía la mirada de la reflexión. Platón decía que el mejor gobernante es el filósofo. Por eso las empresas y los países necesitan en sus altos cargos a gente que, además de conocimientos técnicos y económicos, tengan una buena formación humanística.

Cuestiones como los valores, la visión y misión de la empresa, lejos de utilizarse como mera propaganda, deberían constituir la pared de carga sobre la que desarrollar la actividad económica. Una persona formada en humanidades es capaz de aprender constantemente. Y eso es muy importante, porque vivimos en un mundo en el que se sobrevalora la respuesta inmediata y se pierde la capacidad de conectar con el cambio continuo.

Ramon Adell, catedrático de Economía de la Empresa (UB) y vicepresidente de la patronal Fomento, defiende que para encontrar respuestas a los comportamientos sociales, en las facultades de Economía se enseñe menos matemáticas y más historia, psicología y sociología, entre otras ciencias sociales. En estos tiempos de incertidumbre, necesitaríamos figuras como la del desaparecido Pere Duran Farell para generar consensos mientras combinan el humanismo con una pujante actividad económica.

El doctor Adell ha recordado en el programa Converses de COPE Cataluña-Andorra que Duran Farell siempre incitaba a sus colaboradores a preguntarse: ¿por qué no pasan las cosas que podrían pasar? Así evitaban limitarse a responder ¿por qué pasan las cosas que pasan? Trasladados al actual momento económico de Cataluña, deberíamos dejar de regalarnos autocomplacencia cada vez que se conocen nuevas inversiones y preguntarnos qué podríamos conseguir y llegar a hacer sin que hubiera inestabilidad e incertidumbre. Los efectos sinérgicos de la seguridad jurídica y la estabilidad logran que todos tengamos más ganas de sumar para multiplicar. En este sentido, el profesor Adell señala que a Cataluña le queda mucho camino por recorrer en el campo del «business friendly» para facilitar la actividad económica a partir de considerar que un empresario no es un enemigo al que controlar e inspeccionar, sino un activo, porque es capaz de aceptar un riesgo para generar empleo y riqueza. De no ser así, ¿cómo vamos a pagar nuestra sociedad del bienestar mientras el déficit público sigue en la estratosfera?

 

El cambio empieza por la actitud

el25116foto98


Por J.C. Valero / día 02  de febrero 2016 / Link elllobregat.com 

Estamos en un momento de cambio social y político. Un cambio que se traduce en que la ciudadanía reclama más y mejor democracia como respuesta a la brecha social que se ensancha en lo económico. Pero el cambio debe arrancar desde nuestro interior, empezando por mantener despierta la curiosidad y la habilidad y agilidad de aprender constantemente. Porque sólo con una mayor y mejor formación saldremos adelante, mejor de la mano de buenos profesores, aquellos que nos dejaron huella hasta el punto de que nos gustara una materia porque fue un buen profe el que la impartió.

El deseo de cambio es una expresión que va más allá de las siglas. La política se está actualizando pero en el terreno municipal no todos los concejales incorporan los comportamientos y formas de hacer que ya existen en el mundo social, en el académico y en las redes. La crisis y el crecimiento de las desigualdades por un lado y por el otro la corrupción política, ha comportado la indignación ciudadana y el deseo de cambio para que el bien común vuelva a presidir todas las actuaciones públicas.

Tenemos que aprender colectivamente de los errores, enmendar las causas que los provocaron y actualizarnos en el ejercicio de la ciudadanía plena, lo que comporta abandonar el ámbito del confort y bregar entre nuestros familiares, amigos y vecinos por causas que nos benefician a todos. Empezando por combatir la desigualdad. Porque el problema del paro es grave, pero ahora que se reactiva la economía agudiza la desigualdad, por ejemplo, entre los jóvenes y entre los mayores de 45 años, dos colectivos que deben recibir una atención pública preferente en formación.

Hemos celebrado tres elecciones de mayo a diciembre y sus resultados son un reflejo de una sociedad que es plural. Con el mapa resultante de las primeras, las municipales, y con una legislación que potencia la elección del alcalde, los ayuntamientos no sólo se constituyeron sino que además funcionan, unos mejor y otros peor, pero se gobierna.

La lección del mundo local

Las ciudades y pueblos tenían que seguir funcionando mientras seguíamos decidiendo en el 27-S y el 20-D, porque la vida no se podía paralizar a la espera de que los políticos se pusieran de acuerdo. Las basuras tienen que recogerse cada día, el transporte público debe funcionar como un reloj, como la limpieza viaria, que no puede esperar grandes decisiones. También los permisos se han de conceder o no, e incluso las cacicadas forman parte de lo que pudiera calificarse como “normalidad”. Los políticos locales deben buscarse la vida para conseguir que las ciudades no paren y lograr que cuando acabe su mandato los ciudadanos les evalúen, lo que propicia que no tengan más remedio que llegar a acuerdos.

Curiosamente, esta voluntad de articular equipos de gobernabilidad no se traslada al Congreso de los Diputados, donde parece que los partidos son incapaces de gobernar con mayorías estables. Los pactos se hacen entre personas que discrepan y que hacen de la necesidad virtud. Si la sociedad es plural, lo normal es que sus representantes busquen fórmulas de gobernar de acuerdo con la voluntad de los ciudadanos. Mensajes como los que se oyen estos días de establecer líneas rojas o la simple negativa a dialogar demuestran la incapacidad de la clase política para hacer su trabajo. El país es plural y los electos deben buscar fórmulas para gobernar de acuerdo con esa pluralidad. Es su trabajo, y los ayuntamientos demuestran que es posible. Pero los electos también tienen que formarse para ejercer el liderazgo que la sociedad les ha encargado.

La formación, eje vertebrador

En un anterior artículo glosaba la importancia que a mi juicio tiene la formación. En su crónica “L’Hospitaleando” sobre el discurso de la alcaldesa de la segunda ciudad catalana, mi compañera Eva Jiménez glosa lo que a su juicio constituye el tema estrella de nuestro territorio: la educación. Núria Marín ha anunciado que los antiguos juzgados de su ciudad acogerán un centro formativo online, una escuela de negocios y un centro universitario. Y que los alumnos de cuarto de la ESO tendrán un profesor de inglés de refuerzo. Esto constituye, a nuestro juicio, lo más valioso del discurso de la alcaldesa, pues habla de un asunto importante con un cierto nivel de concreción.

Como docente en el ámbito de la Comunicación, me gustaría romper una lanza en favor de la figura de los profes. Fundamentalmente porque resulta vital reconocer su trabajo. También es importante que los profes reciban constantemente mensajes positivos para que después puedan aplicarlos en su día a día en las aulas. Los docentes son el palo del pajar. Sin ellos no existe la educación. Y lo más importante: ni en Finlandia, ni en Francia, ni en Estados Unidos, ni en Japón, ni en ningún otro sitio, hay profesores tan extraordinarios como entre nosotros.

El trabajo de un profesor consiste en inspirar, trasmitir, contagiar y motivar y eso tiene que ver con el estado de ánimo. Los alumnos recuerdan siempre a los profesores por su actitud, por su manera de ser, porque es lo que contagia, lo que transmite. De ahí la importancia del buen estado de ánimo, porque cuando uno se desanima pierde lo mejor que tiene: su manera de ser. Está claro que nunca vamos a cambiar las circunstancias, pero siempre podemos elegir nuestra actitud.

La actitud es a mi juicio incluso más importante que la vocación. Cada día que se entra en clase se tiene que ser consciente de que vamos a ser ejemplo para los alumnos y que por ello tenemos una gran responsabilidad. A la actitud hay que añadir el humor, algo tan importante en nuestra vida y que a veces cuesta encontrar. Si uno no disfruta en su trabajo es difícil que los alumnos disfruten. Una de las claves para luchar contra el fracaso escolar es hacer que los adolescentes deseen ir a la escuela. Disfrutar siendo un profe nace de sentir que resulta un privilegio poder hacer este trabajo, siendo conscientes de todo lo que aportan a la sociedad.

Educar es comunicar

El verbo más importante para educar es escuchar; educar es comunicar y para garantizar el éxito de la educación debemos comprobar que nuestra antena está sintonizada con la de los alumnos. Por último y no por eso menos importante: siempre hay que mirarlo todo con ojos de niño para seguir descubriendo. El gran reto de la educación es hacernos mejores individual y colectivamente y las puertas de la enseñanza deben estar abiertas no sólo para que entren los chicos y chicas sino que también para que sus ideas salgan y transformen el mundo. Todos los que nos dedicamos al trato con las personas sabemos muy bien que cada uno somos distintos de los demás y que habitualmente no funcionan las mismas soluciones para todos. La capacidad de aprender es vital en la vida. Aunque seamos incapaces de imaginarnos cómo van a ser las profesiones dentro de diez años, lo único que realmente necesitamos es tener despierta la curiosidad innata y la habilidad y agilidad de aprender constantemente. ¡Que así sea!