Archivo mensual: septiembre 2015

Cataluña lunática

Cataluña votó con la Luna llena en fase de perigeo, que es cuando más cerca está de La TierraLunar_eclipse_north_down

Por: J.C. Valero / día 30 de septiembre 2015 / Link Abc.es


Cataluña votó con la Luna llena en fase de perigeo, que es cuando más cerca está de La Tierra. Por eso estos días la vemos y sentimos más grande y luminosa que nunca. Pero al caer la noche del sui géneris “Independence Day” en que se convirtieron las autonómicas, la Tierra se interpuso entre el Sol y la Luna, que se tiñó de rojo en un fenómeno conocido como “luna de sangre”. Hay quienes creen que los eclipses son señales del Apocalipsis bíblico, donde se menciona que «el Sol se convertirá en tinieblas, y la Luna en sangre, antes de que llegue el día grande del Señor».

Lo cierto es que la Luna siempre ha servido al hombre para calcular los ritmos biológicos del tiempo por su notable influencia en el clima, la fertilidad y la naturaleza. Los ancianos también conocen las influencias de la Luna en la vegetación, el psiquismo y la salud. En el pasado, se le prestó mucha atención, también como símbolo de la metamorfosis, el cambio perpetuo. Y se la considera metáfora de la femineidad. Conocer el ciclo de la Luna resulta así muy útil para comprender el aspecto emocional y relacional entre las personas. En caso de estrés, es la Luna la que predomina, porque es entonces cuando la parte emocional no se controla.

La Luna nos fascina, marca el ritmo e influye en la estabilidad del mundo. También se le atribuyen poderes mágicos y misteriosos, como convertir a un hombre en lobo o hacer que el pelo nos crezca más rápido. Pero más allá de los mitos, está demostrado que ejerce una extraordinaria influencia sobre el planeta, en especial sobre todos los líquidos. Como ya observó Plinio el Viejo en el siglo I d.C., el efecto gravitacional originado por la Luna influye en las mareas. Lo explican las leyes de la física: cuanto más cerca están dos objetos, mayor es la fuerza con la que se atraen entre sí. Eso es exactamente lo que ocurrió este domingo entre nuestro planeta y esa gigantesca roca que nos mira colgada en el cielo. Teniendo en cuenta que los seres humanos somos tres cuartas partes líquido, su influencia sobre nuestras vidas es similar a cómo tira de los océanos hacia ella.

La Luna también emana frecuencias sutiles que ejercen efectos intangibles más allá de los atributos físicos (tangibles). Es decir, influye en la mente de los seres humanos, entendiendo por «mente» a nuestros sentimientos, emociones y deseos, acrecentados en fase de perigeo y cortocircuitados con el eclipse. Ahora empiezo a entender el lunático resultado de las elecciones del domingo.

La deconstrucción de Barcelona

Todo ese ingente trabajo corre peligro de irse al traste si Berta Sureda, nueva comisionada de Cultura del Ayuntamiento de Barcelona, ejecuta su intención de «superar la marca Barcelona»descarga

Por: J.C. Valero / día 23 de septiembre 2015 / Link Abc.es


Las marcas de ciudades no se hacen en un día pero sí se pueden destruir rápidamente. Barcelona lleva muchos años construyendo una posición internacional mientras ha experimentado una de las mayores transformaciones urbanas europeas. Desde que fuera nombrada sede olímpica, Barcelona no ha parado de fortalecerse como marca, proyectando la imagen general de una metrópolis atractiva gracias a su calidad de vida, su potencial cultural, su patrimonio histórico, su equilibrio social y su carácter mediterráneo. Atributos que configuran un ecosistema ideal para atraer creatividad, talento e inversiones.

Todo ese ingente trabajo corre peligro de irse al traste si Berta Sureda, nueva comisionada de Cultura del Ayuntamiento de Barcelona, ejecuta su intención de «superar la marca Barcelona», para ella «a menudo identificada como escaparate». Comparto su opinión de entender la cultura como un hecho vinculado de manera mucho más directa a la ciudadanía, pero eso no es óbice para mantener e incluso reforzar la marca Barcelona.

Ser capital de las tecnologías móviles hasta el año 2023 confirma el reconocimiento mundial de Barcelona como caldo de cultivo, escaparate y plataforma global que muchas empresas aprovechan para lanzar sus productos relacionados con el cetro de modernidad ubicua en que se han convertido los teléfonos. Quienes más lo aprovechan son los emprendedores relacionados con las aplicaciones. Porque «la tecnología móvil es todo», tal y como reza el lema del Mobile World Congress de 2016, y nos permite desde buscar habitación para compartir pero seleccionando las personas de nuestras mismas aficiones (Badi App), hasta sentirnos más seguros gracias a Care Us, que crea una red de protección entre las personas que elijas y las que están a tu alrededor en el caso de dar una señal de aviso.

Arrancar de cuajo el nomenclátor borbónico mientras sigue intacto el monumento y la plaza en memoria de Antonio López, que se hizo millonario traficando con esclavos, eso sí que es política de pésimo escaparate entre quienes pretenden la deconstrucción de la marca de éxito de Barcelona para despojarla de una supuesta casta, cuando lo único que lograrán es cubrirnos de caspa. La deconstrucción que popularizó Derrida chirría por todos los costados en el caso del gobierno de Colau. Y no solo por mostrar sus contradicciones y ambigüedades turísticas a partir de la moratoria hotelera proclamada «urbi et orbi» para mayor chanza de la competencia. El problema es que a las ciudades les pasa como a las personas: en el momento en el que dejan de soñar con el futuro, empiezan a hundirse en su pasado.

Comer poesía

Comer es una de las actividades más agradables y la gastronomía se antoja su vehículo para conmovernosDSC_2569

Por: J.C. Valero / día 16 de septiembre 2015 / Link Abc.es


A los utilitaristas ávidos del último dispositivo electrónico les resulta difícil entender para qué puede servir la música, la literatura, el arte o la cultura gourmet. Por eso he decidido suscribir a pie juntillas el manifiesto del profesor Nuccio Ordine en favor de la utilidad de lo inútil, para defender la prevalencia de los fines por encima de los medios y preferir lo bueno a lo útil.

En todos los campos persiste una supremacía del tener sobre el ser. Aparentar cotiza al alza y lo que se muestra resulta mucho más valioso que la propia cultura. Las realidades más obvias e importantes son a menudo las que más cuesta ver y las más difíciles de explicar. David Foster Wallance lo ilustra con el ejemplo del pez que pregunta a otro «¿cómo está el agua?», obteniendo por respuesta: «¿qué demonios es el agua?». Esa es la función de la cultura en la que vivimos sin tener conciencia de ello.

Comer es una de las actividades más agradables y la gastronomía se antoja su vehículo para conmovernos. Como todo en la vida, la cultura gourmet requiere de una larga iniciación, como si practicáramos cualquier deporte, y en pocas ocasiones encontramos poesía emplatada. Sólo en cocinas verdaderas como la de Fina Puigdevall persiste el acento de lo cercano, el rasgo luminoso del producto desprovisto de lo superfluo, aunque elaborado con las técnicas más vanguardistas. Hace doce años que esta chef olotense de alma volcánica, como su sonrisa, se planteó radicalizar su discurso y emprender el camino de renunciar a todo lo ajeno a la comarca de La Garrotxa en una decidida apuesta, «avant la lettre», por el km0, pero vivida siguiendo el aforismo «conócete a ti mismo» en versión «el paisaje en el plato». Mas de Torrent, el mejor Relaix Chateaux de L’Empordà, la ha fichado para reproducir la misma experiencia bendecida con dos Michelin en su restaurante Les Cols, pero con los productos del mar de la patria chica de Josep Pla.

La cocina de Fina Puigdevall es en gastronomía lo que el pabellón Mies van der Rohe en arquitectura. Su reinvención del cóctel de gambas o del pollo con langosta, libre de artificios que puedan restar el protagonismo del producto, son las pruebas culinarias de que es el gozar lo que nos hará felices. Porque la auténtica esencia de la vida suele coincidir con lo bueno, máxime si nutrimos ese grano de locura que todos llevamos dentro y sin el cual es imprudente vivir.

La Cataluña del Minotauro

Modestamente, veo en Mas a la reencarnación de Ícaro, el hijo de Dédalo-Pujol, el arquitecto ateniense que construyó el laberinto donde Minos, el rey de Creta, encerró al Minotauro

10372045_1505527786366577_1622643593959865011_n (2)

Por: J.C. Valero / día 9 de septiembre 2015 / Link Abc.es


Recurrir a la mitología resulta didáctico porque entronca con los relatos maravillosos, generalmente situados en otros tiempos históricos y culturalmente arquetípicos. Son historias protagonizadas por personajes de carácter divino o heroico que, con frecuencia, interpretan el origen del mundo o grandes acontecimientos. En el libro «Catalunya al laberint del Minotaure» (Diéresis), Jordi de Juan recuerda que el historiador Vicens Vives identificó en «Notícia de Catalunya» la figura mitológica del Minotauro como la encarnación alegórica del poder en una Cataluña mitad castellana y mitad catalana. La obra, que lleva por subtítulo «Una història política», se presentará esta tarde en el Círculo de Economía apadrinada por el presidente de este «think tank», el catedrático de Economía Antón Costas; el notario Juan José López Burniol y el director de La Vanguardia, Màrius Carol, autor del prólogo. Jordi de Juan es un jurista de prestigio y doctor en Derecho que fue diputado en el Congreso en la legislatura 2000-2004 por el PP. En su libro ha hecho un esfuerzo para recorrer la historia y la política catalana de forma desapasionada con el objetivo de encontrar el hilo de Ariadna que ayude a salir del actual laberinto. De Juan se pregunta si el independentismo es la última manifestación de la turbia relación de los catalanes con el poder político. También busca el sentido de hablar de independencia en el actual mundo de la interdependencia, además de cuestionarse la vigencia del soberanismo en plena crisis de la soberanía clásica del Estado, que diluye su esencia en la construcción de una superestructura como es la Unión Europea. En este ensayo de recomendable lectura en estos momentos de incertidumbre, su autor explora soluciones de compromiso que se correspondan con el alma pactista que ha caracterizado durante siglos la actuación política catalana. Identifica a Artur Mas con Teseo, quien no puede dar ni un paso atrás porque cree que toda la gloria de Atenas-Cataluña está en sus manos y la fuerte movilización popular que le condujo a adentrarse en el laberinto no permitiría otra cosa que dar muerte al Minotauro.

Modestamente, veo en Mas a la reencarnación de Ícaro, el hijo de Dédalo-Pujol, el arquitecto ateniense que construyó el laberinto donde Minos, el rey de Creta, encerró al Minotauro. Dédalo cayó en desgracia -como Pujol- y fue encerrado junto a su hijo en su propia creación laberíntica. Construyó unas alas de cera para elevarse sobre los muros, pero Ícaro desoyó los consejos de su padre y voló tan cerca del sol que sus alas se derritieron.

Éxodo interior

Los medios públicos de la Generalitat han sometido al exilio interior a la variedad de lo múltiple para entregarse a su verdad única: la causa independentista

Tumba_de_Antonio_Machado_en_Colliure,_Francia

Por: J.C. Valero / día 2 de septiembre – 2015 / Link ABC.es


Toca a su fin el exilio interior de muchos catalanes en una suerte de huida en el silencio ante el atronador sonido de los tambores independentistas. Vaya por delante que considero que todo dogmatismo produce intolerancia en cualquier campo porque considera la propia verdad como la única posible, lo que comporta negar la búsqueda de toda verdad y, por tanto, la necesidad de dialogar, de escuchar a los otros, de confrontarse de forma auténtica en la variedad de lo múltiple.

El discurso de John Milton al parlamento de Inglaterra (1644) sobre la libertad de impresión sin censura se mantiene como la más elocuente defensa de la libertad de prensa. Recomiendo su lectura a los responsables de los medios públicos de la Generalitat. Milton recuerda que en las Escrituras se compara la verdad con una fuente caudalosa: «Si sus aguas no fluyen en movimiento continuo, acaban por corromperse en una charca fangosa de conformidad y tradición». Lo que viene siendo la charcha ponzoñosa del oasis catalán del 3%.

Los medios públicos de la Generalitat han sometido al exilio interior a la variedad de lo múltiple para entregarse a su verdad única: la causa independentista. Y haciéndolo, han liquidado la verdad, lo que supone también finiquitar la libertad. Del mismo modo, cuando se acaba la libertad se hace imposible la búsqueda de la verdad. Porque la libertad de discusión televisada o radiada permitiría a los catalanes reunir los fragmentos dispersos de la verdad en sus múltiples manifestaciones.

En el escenario europeo asistimos a la exhibición cotidiana de acreedores y deudores que han dejado meridianamente claro lo que supone el discurso soberanista en la Unión Europea: el trágala del caso de Grecia si quiere seguir en el club. Pero en el teatro europeo ha aparecido una multitud de extras que deambulan por las fronteras con la misma pena que acabó con Antonio Machado en Colliore. Su tumba se ha convertido en el memorial del medio millón de españoles que en su huida tras la guerra civil malvivieron hacinados en las playas del municipio fronterizo galo. Sin embargo, hay candidatos secesionistas que se empecinan en repetir la historia.

Es el caso del intelectual Germà Bel, número uno de Junts pel Sí por Tarragona. En una acalorada conversación durante las jornadas del Círculo de Economía en Sitges, me planteó que «ellos», cuando proclamen la independencia de Cataluña, ofrecerán facilidades a los ciudadanos del área metropolitana de Barcelona para que se vayan a España. La poesía suele ser carne de éxodo, pero lo que permanece lo fundan los poetas.