Archivo mensual: junio 2012

El tractor de la innovación

La innovación, lejos de suponer una moda pasajera, es más importante en tiempos de crisis


Por: Juan Carlos Valero / Día 27 de junio – 2012 / Link ABC

Turismo, industria alimentaria y gastronomía forman el triángulo virtuoso que nos sacará de la crisis, siempre y uando mantengan la senda de la innovación que ya lideran. No en vano, esos sectores suman el 18% del PIB español.

Creatividad e innovación son dos de las obsesiones de Ferrán Adrià, que hoy dará a conocer el proyecto de la fundación que abrirá en 2014. Cerró elBulli hace un año y, tras convocar un concurso internacional de ideas, los tres proyectos finalistas,elaborados por equipos de las escuelas de negocios de Harvard y London, se presentarán esta mañana en la Torre Telefónica de Barcelona.

En el Hotel Catalonia Fira de la neurálgica Plaza Europa de L’Hospitalet, miles de candidatos aspirantes a 150 empleos de cocineros y camareros realizaron ayer pruebas de actitud, pero relacionadas con la originalidad y la creatividad, dos de las principales características del nuevo establecimiento diseñado por Jean Nouvel e integrado en un sorprendente jardín vertical.

La innovación, lejos de suponer una moda pasajera, es más importante en tiempos de crisis. Aunque los expertos aseguran que la imagen de España como destino turístico no se verá afectada por la crisis financiera, muchas son las empresas que innovan en la cocina y en unos establecimientos turísticos más allá de ofrecer sol y playa. Nuestro turismo ya no es el de los 60 y el sector se adapta a las demandas de los visitantes, que buscan nuevas experiencias.

Dos empresas catalanas que están en esa senda de la innovación son el Grup Andilana y 10’s-Ten’s, que abre hoy en los bajos del Park Hotel Barcelona, en pleno Born, precisamente donde nació el primer ABaC. El Ten’s, de Josep María González Simó, copropietario junto a Lluís Geli, apuesta por la creatividad a partir de confiar al chef con tres estrellas Michelin, Jordi Cruz, el diseño de tapas «gamberras» pero con filosofía vanguardista.

La diversificación y la expansión nacional e internacional son las principales características del Grup Andilana. A partir de la adquisición, en 2005, del Hotel Trias de Palamós, famoso por acoger a Truman Capote, David Niven y Ava Gardner, la familia Camós, que empezó en 1958 con el Hostal Vostra Llar, tiene ahora más de mil empleados y factura unos 50 millones en una treintena de restaurantes de Girona, Barcelona y Madrid, mientras ultima un «beach resort» en Madagascar, su sexto hotel, y extiende la franquicia culinaria La Mary. Con ejemplos así, no extraña que España sea una potencia mundial, no sólo futbolística.

La indefectible Mary Poppins

La confusión es total, como adelantó el sabio Ortega y Gasset al describir que «lo que nos pasa es que no sabemos lo que nos pasa y eso es exactamente lo que nos pasa»


Por: Juan Carlos Valero / Día 12 de junio – 2012 / Link ABC

La elección de Teresa Forcades, monja benedictina y médico, para inaugurar el encuentro empresarial del Pirineo con una conferencia sobre ética y capitalismo que pronunció la víspera del rescate europeo, enmarcó el tránsito de nuestra crisis. Antes de finalizar su ponencia con una lectura del Libro de Job, la religiosa dejó en el aire: ¿Este mercado se puede considerar libre si no contempla a todos sus miembros? ¿Qué ocurre con la relación contractual entre empresario y trabajadores cuando falla la ética? Las respuestas sólo pueden encontrarse en el interior de cada individuo en medio de lo que para muchos supone la tercera gran transición española, tras abrazar la democracia y la moneda única.

La confusión es total, como adelantó el sabio Ortega y Gasset al describir que «lo que nos pasa es que no sabemos lo que nos pasa y eso es exactamente lo que nos pasa». La decisión del Eurogrupo de acudir al rescate del sistema financiero español supone, de entrada, el reconocimiento de una situación a la que parecía que éramos ajenos. Que a partir de ahora nos marquen el paso desde Bruselas es inevitable, porque todo acreedor quiere asegurarse de que el dinero acabará devolviéndose.

Aunque existe un gran distanciamiento entre la percepción de la realidad y los datos reales de nuestra economía, que al margen del paro y el consumo plano responde bastante bien en exportaciones; la visión catastrofista está ganando la partida y así no hay manera de avanzar. Estamos convirtiendo en real lo que suponemos la ruina de este país. Adaptando nuestra conducta a esa situación que creemos real no hacemos más que cumplir nuestra propia profecía y, de paso, confirmar el teorema de Thomas, principio de Sociología cuyo enunciado dice más o menos: Si las personas definen las situaciones como reales, éstas son reales en sus consecuencias.

Es lo que ocurre en la película Mary Poppins en aquella memorable escena en la que los niños forcejean en el banco por recuperar dos peniques, sembrando con sus gritos el pánico en la City londinense. El mismo pánico que se ha apoderado de quienes han expatriado sus depósitos o guardan su dinero en el colchón, cumpliendo a pie juntillas el teorema de Thomas. Temerosos y desconfiados de nuestros de socios europeos, los que así actúan olvidan que el Estado garantiza los depósitos hasta cien mil euros por titular y entidad. Y el Estado, como el Papa, es indefectible. En cualquier caso, siempre nos quedarán los hombres de negro.

La vida sigue igual

La mano que mece la economía, su quintaesencia, son los incentivos. Y desde Adam Smith, que por encima de todo era un filósofo y moralista, se estudia el efecto de la codicia en los hombres


Por: Juan Carlos Valero / Día 20 de junio – 2012 / Link ABC

RICACHONES y banqueros exasperan en un mundo injusto, máxime cuando la pobreza llama a demasiadas puertas. La hostilidad hacia los financieros ha sido históricamente recurrente, al basarse en la idea que quienes se ganan la vida prestando dinero son, de alguna manera, parásitos de la «verdadera» actividad económica.

La evolución de las finanzas ha sido tan importante en el auge de la civilización como cualquier innovación tecnología. Hasta que la herramienta financiera se convirtió en un fin en sí misma, transformándose en un sistema de generación de riqueza superior a cualquier otro. El profesor Josep Fontana dijo el pasado lunes en su última clase al cumplir 80 años de edad, que entre 1973 y 2011 la productividad mundial ha aumentado un 84,4%, mientras que la retribución de la hora lo ha hecho un 10,7%. Es lo que Paul Krugman llama «la gran divergencia».

La mano que mece la economía, su quintaesencia, son los incentivos. Y desde Adam Smith, que por encima de todo era un filósofo y moralista, se estudia el efecto de la codicia en los hombres. El padre de la economía clásica, que escribió en 1759 su Teoría de los sentimientos morales, se preguntaba ¿qué hacía que una persona estafara o robara y que otra no lo hiciera? ¿Cómo podía ser que una elección aparentemente inocua de una persona, buena o mala, afectara a un gran número de personas? Son preguntas vigentes, porque el tema real de Smith era y es la fricción entre el deseo del individuo, su egoísmo, y las normas de la sociedad que necesariamente persiguen el bien común. ¿Cómo separar del plano moral los actos de una persona, una criatura que busca el beneficio propio? Smith sostenía que la esperanza se encontraba en la empatía, esa capacidad que los humanos tenemos de ponernos en la piel del otro.

La moralidad de Smith ahora se llama Responsabilidad Social Corporativa (RSC). La Fundación Abertis ha organizado una jornada sobre RSC que ha contado con la participación del embajador de Estados Unidos, Alan D. Solomont, y de su esposa, Susan, ambos especialistas en la materia. Procedente de un país en el que el voluntariado es la mayor manifestación de la responsabilidad de los ciudadanos, el matrimonio Solomont señaló la necesidad de que España fortalezca su sociedad civil. En definitiva, que ante la pregunta ¿es rentable ser una buena persona? la respuesta no pueda ser otra que hay que ser honrado incluso por egoísmo.

La responsabilidad, de rebajas

En el terreno empresarial, la responsabilidad social (RSE) ha aguantado con entereza los embates de la crisis, sobre todo en medioambiente, al tratarse de uno de los factores de inversión con mayor retorno a corto plazo


Por: Juan Carlos Valero / Día 06 de junio – 2012 / Link ABC

CUANDO tengo que explicar el concepto de responsabilidad social intento elevar el nivel de la definición para que todo el mundo la entienda. Por eso suelo echar mano de la mítica frase que el tío de Spiderman le dice a Tobey Maguire en la película de Sam Raimi (2002): «Un gran poder conlleva una gran responsabilidad». Cuando la sociedad del bienestar está en crisis, es bueno recordar que todos los ciudadanos somos responsables de nuestras propias vidas y de la de nuestros hijos, porque está claro que corremos el peligro de la intemperie si lo fiamos todo en papá Estado. Quienes atesoran una gran capacidad intelectual, política o económica, también deben de ser conscientes de la gran responsabilidad social que sus circunstancias conllevan. En el terreno empresarial, la responsabilidad social (RSE) ha aguantado con entereza los embates de la crisis, sobre todo en medioambiente, al tratarse de uno de los factores de inversión con mayor retorno a corto plazo. El 69% de las empresas aumentaron en 2011 su compromiso en materia de RSE, según ha investigado Ignasi Carreras, director del Instituto de Innovación Social de Esade y que mañana pronunciará una conferencia en el ciclo del Círculo de Economía Responsable, organizado por las fundaciones Bertelsmann y PwC y la Cámara de Comercio Alemana para España.

La publicidad engañosa ha planeado durante mucho tiempo sobre la RSE, hasta el punto de que para Carreras ha generado una importante desconfianza hacia las empresas con malas prácticas. Por ello es importante el esfuerzo que muchas empresas, líderes sociales, económicos y políticos pueden aportar para recuperar unos fundamentos que pasan por la transparencia y la creación de un círculo de confianza, con el consiguiente desarrollo social y económico que repercute en el bien común, la mayor manifestación humana de la bondad.

El presidente de Fomento del Trabajo, Joaquim Gay de Montellà, ha hecho gala de esos fundamentos al dirigir esta semana a sus correligionarios empresarios un mensaje similar al del tío Ben de Spiderman. El patrón de los patronos ha pedido a quienes tienen su dinero fuera de España que lo repatríen y contribuyan al común esfuerzo para sacar al país de la crisis. Una recomendación que contribuirá a ayudar a paliar la falta de crédito de muchas empresas, más allá de producirse cuando ha entrado en vigor la amnistía fiscal para regularizar el dinero negro a un módico 10%. Hasta para la responsabilidad hay rebajas.