Archivo mensual: febrero 2012

Amortizar el capital humano

El paradigma de exaltación de la juventud nos empuja a utilizar a las personas como si fueran «kleenex»: siempre disponibles y, una vez usados, se tiran


Por: Juan Carlos Valero / Día 29 de febrer – 2012 / Link ABC

MUCHOS directivos engrosan las filas del paro o de la jubilación anticipada. El paradigma de quienes han tenido una potente vida profesional y se ven forzados a la jubilación lo encarna Francisco Belil, que fue el máximo responsable de Bayer en España antes de dirigir el suroeste de Europa para la también alemana Siemens. Al cumplir los 65 años de edad, Belil ha sido relevado en España por Rosa García, conocida todavía por su impronta en Microsoft. Está claro que Siemens puede permitirse el lujo de prescindir del talento de Belil, ya que ni siquiera le ha encomendado tareas prospectivas para aprovechar su potencial. De vivir en los aviones, ha pasado a gozar de los lunes al sol. Belil pronunciará mañana una conferencia en el Princesa Sofía con el sugerente título: «El pasado, pasado está y para el futuro, innovación».

Otro senior del que se ha rumoreado sobre su posible «amortización» es Salvador Alemany. Pero el presidente de Abertis, participada por La Caixa, seguirá en el cargo porque el juego de equilibrios que ha logrado tejer tras la aceptación social del concepto de pago por uso, junto a la diversificación e internacionalización de la compañía, combina a la perfección con la ambición e impulso que imprime desde junio de 2010 su consejero delegado, Francisco Reynes (49 años). Combinar capital humano para lograr un cóctel de éxito es una de las especialidades de Isidro Fainé, que en julio cumplirá 70 años.

El paradigma de exaltación de la juventud nos empuja a utilizar a las personas como si fueran «kleenex»: siempre disponibles y, una vez usados, se tiran. Necesitamos un nuevo paradigma. A principios del siglo pasado, Pio Baroja lo apuntaba en «La busca», novela en la que su joven protagonista acaba con don Custodio, un reciclador que le transmite que nada se puede desperdiciar en la vida.

Nuestra sociedad es capaz de reciclarlo todo pero incapaz de reciclar a los mayores. A lo sumo, se les asigna el cuidado de sus nietos. Otra asignatura pendiente es que todos seamos útiles. Ahí están los 1.200 socios de Secot (Seniors Españoles para la Cooperación Técnica), antiguos empresarios y ejecutivos que aconsejan y asesoran a emprendedores y a pymes que no pueden costearse una consultora comercial.

Juntos, los asociados de Secot atesoran 40.000 años de experiencia. Un capital que para los inciertos momentos que atravesamos constituye un gigantesco activo. Afortunadamente, a la Cámara de Comercio de Barcelona, que históricamente acoge la Secot barcelonesa, ahora se une la patronal Fomento del Trabajo para facilitar que los seniors ayuden al emprendimiento. Poner la experiencia al servicio de la sociedad es un acto de responsabilidad. Porque las personas, aunque se insista en el eufemismo de tratarlas como recursos humanos, no deben ser amortizadas si quieren seguir siendo útiles a la sociedad.

Crear empleadores para crear empleo

Otro ejemplo de filantropía empresarial es el que desarrolla Secot, asociación de seniors españoles para la cooperación técnica que hace unos días inauguró en Madrid una escuela de emprendedores


Por: Juan Carlos Valero / Día 22 de febrer – 2012 / Link ABC

CUANDO el lado material de la vida se tambalea resurge la búsqueda del sentido a la existencia, la aspiración a trascender. Como mínimo, que tu trabajo sea considerado un bien social. Tras el páramo dejado por el hiperindividualismo, se abren paso modelos de relación cooperativa en una vuelta a los valores presididos por el antiguo asunto del amor hacia los demás.

Frente a la misantropía y el desprecio, que es la otra cara de la arrogancia, o la desatención a nuestros semejantes, resurge la filantropía, el altruismo, la construcción del bien común. Otro tipo de amor es el que se presta a una profesión. De ahí la raíz amatoria del amateurismo. Y todo ello coronado por las ideas de querer el bien (benevolencia) y de hacer el bien (beneficencia), vinculadas a otra idea poderosa: la responsabilidad. Dar una respuesta a una llamada, a una necesidad social. Una respuesta que implica, necesariamente, una entrega. Porque el dar comporta un compromiso personal, sobre todo al darse a sí mismo.

Y darse a sí mismos es lo que hacen los empresarios colaboradores de Réseau Entreprendre, una asociación declarada de utilidad pública por el gobierno francés, que ayer se presentó en Barcelona ante una cuarentena de empresarios catalanes. El objetivo es emular en nuestro país una experiencia que ha logrado crear una red de 9.000 emprendedores que han generado 50.000 empleos en 25 años. La tutela de nuevos emprendedores por parte de empresarios es su razón de ser. Una tutela acompañada de financiación en forma de préstamos «honoríficos» (a la persona, sin garantía ni aval). Con la ayuda de Privat Bank Degroof, que ha actuado de anfitrión, Réseau Entreprendre agita la filantropía empresarial bajo el lema «Para crear empleos, creemos empleadores».

Otro ejemplo de filantropía empresarial es el que desarrolla Secot, asociación de seniors españoles para la cooperación técnica que hace unos días inauguró en Madrid una escuela de emprendedores con el noble objetivo de movilizar todo el talento desaprovechado que hay en España, tanto el junior como el senior. La presidenta de Secot, Mónica de Oriol, pronunciará esta mañana una conferencia en la Fundación Bertelsmann bajo el estimulante título: ¿Acaso nos sobra el talento para permitirnos el lujo de amortizarlo aceleradamente?

Y es que tanto seniors como juniors anhelamos una sociedad de «givers», y no de «takers»; de «doers», y no de «talkers». Es decir, de gentes que dan, y no «van a lo suyo»; de gentes que hacen y no se dedican simplemente a hablar y gesticular. Obras son amores…

Ponga un joven en su vida

La Fundación Príncipe de Girona ejerce de catalizador de iniciativas de apoyo a los jóvenes con especial atención a los procedentes de entornos menos favorecidos


Por: Juan Carlos Valero / Día 15 de febrer – 2012 / Link ABC

LA mejor receta para salir de la crisis es incentivar la iniciativa reforzando competencias como la autonomía, la confianza en sí mismo y la capacidad para la toma de decisiones en entornos de riesgo. Una pócima que se obtiene a base de sumar la pasión de la juventud y la experiencia de los más mayores en el caldero abierto de las ideas. Todo ello agitado con esfuerzo y aderezado con una ristra de sueños.

La Fundación Príncipe de Girona ejerce de catalizador de iniciativas de apoyo a los jóvenes con especial atención a los procedentes de entornos menos favorecidos. David venció al gigante filisteo porque apostó por sí mismo. Sin miedo, utilizó la tecnología de una honda para aumentar su poder. Felizmente, muchos jóvenes empiezan a creer en sí mismos. Todo un acto de rebeldía contra la etiqueta de generación perdida que se les atribuye.

Por fortuna existen instituciones-honda que apoyan a los jóvenes. Ayer tuve ocasión de asistir al primer encuentro del ciclo de Economía Responsable, un proyecto impulsado por Enrique Fernández Miranda, presidente de PwC, y Carsten Moser en su doble condición de patrono de la Fundación Bertelsmann y presidente de la Cámara de Comercio Alemana en España. Bajo el título «Una acción responsable para los jóvenes», el doctor Antoni Esteve, presidente de la Fundación Príncipe de Girona (FPdGi), expuso sus líneas maestras impulsadas por los verbos motores del futuro: ilusionar, educar, emprender, transformar.

Entre el público, un puñado de personas que trabaja desde el tercer sector por la reconstrucción del bien común, se ofreció a la Fundación que auspicia el heredero de la Corona para implicarse en el fomento de la cultura emprendedora. Su directora, Mónica Margarit, tomó buena nota de todas las ofertas de colaboración.

A los jóvenes sólo les faltan oportunidades. Y la primera es poder explicarse. También necesitan herramientas (la financiación es la más importante) para impulsar sus inquietudes. Son los «si si», antagónicos de los «ni ni». Entusiastas que reinician sus vidas en el sentido de las palabras de Inma Shara, directora de orquesta y fundadora de «La isla de los Sonidos»: «El sentido de la vida es una vida con sentido».

Don Felipe ha logrado aunar en la FPdGi la audacia de la juventud y la experiencia de empresarios consagrados para que el conocimiento se transforme en oportunidades. Todo para darle la vuelta al argumento, nada ingrávido, de que los jóvenes hayan perdido la capacidad de dar sentido a sus vidas.

Sólo necesitan consejeros, guías, padrinos, tutores. Recuperar el noble rol del mentor para que los mayores también conquistemos el futuro.

Los amigos americanos y el enemigo interior

 


Por: Juan Carlos Valero / Día 12 de febrer – 2012 / Link ABC

Con el cuerno de la abundancia vacío y la moral de la reculada impuesta para la mayoría, los trabajadores de Transportes Metropolitanos de Barcelona (TMB), dirigidos por la anarcosindicalista CGT, amenazan con la desproporcionada acción de hacer huelga durante la celebración del Congreso Mundial de Móviles.

El transporte es el sistema nervioso de nuestra economía. De ahí el poder que ostentan los colectivos que tienen el privilegio de paralizar la actividad. La principal reclamación de los conductores de bus y Metro es el cobro de 700 euros de atrasos no abonados por las medidas de austeridad impuestas al resto de trabajadores públicos. Setecientos euros es una cantidad importante para alguien en paro, pero no para empleados con buenos sueldos y cuya actividad está subvencionada por los impuestos de todos. Los chantajistas no valoran que TMB garantice el empleo y sueldos actuales, gracias, entre otras medidas, al aumento de las tarifas. Buscan amplificar la repercusión de su protesta ante los 60.000 asistentes de 200 países que participarán en una cumbre mundial dedicada, paradójicamente, a la industria de la movilidad. La imagen de Barcelona se desmoronaría ante los amigos americanos John Hoffman, consejero delegado del GSMA, la patronal que organiza el congreso de móviles, y Sheldon Adelson, el magnate que impulsa el faraónico Eurovegas. Aunque el proyecto de casinos, hoteles e instalaciones de ocio no convence aquí tanto como en la rival Madrid, supone una esperanza que revertiría las estadísticas del paro.

No en vano, Eurovegas creará más de 160.000 puestos de trabajo directo e indirecto. El embajador estadounidense en España, Alan D. Solomont, no pudo participar la semana pasada en sendas jornadas organizadas por la Fundación Abertis y la Cámara de Comercio de Estados Unidos en nuestro país (AmchamSpain) por la amenaza de nieve, pero en Barcelona lució el sol. Venía a explicar que los estadounidenses son los primeros inversores extranjeros en España y generan el 7% del PIB, 300.000 trabajadores y el 9% del total de nuestras exportaciones. Y que confían en España más que nunca, ahora que empieza a abaratarse. Mientras el ministro José Manuel García-Margallo decide si finalmente nombra a Federico Trillo embajador de España en EE.UU., el abogado catalán Jaime Malet, presidente de AmchamSpain, representará nuestros intereses en Washington tras ser invitado por el Departamento de Estado a participar en el Global Business Summit los próximos 21 y 22 de febrero.

Confiemos que tras el amago de nevada, Malet no tenga que dar explicaciones por la huelga del transporte durante el Congreso Mundial del Móvil. Depende de nuestro enemigo interior.

La escuela del paro

 


Por: Juan Carlos Valero / Día 06 de febrer – 2012 / Link ABC

EMPEZAR de nuevo tras un despido no es fácil para nadie, pero cuando se trata de un directivo o mando intermedio, la situación se complica por el peligro de pérdida de algo más importante que los ingresos: la autoestima.

Dejar de sentir reconocimiento, abandonar los círculos sociales en los que antaño se movía y verse obligado a reducir el nivel de vida como le ocurre al resto de parados, puede inducir al directivo a revolcarse en el fango, un extremo que Aldous Huxley ya recordaba en su «Mundo feliz» que no es la mejor manera para limpiarse. La profesora de Psicología de la Universidad de California, Sonja Lyubomirsky, creadora de una escala para medir la felicidad, asegura que la herencia genética determina en un 50% el grado de felicidad que puede alcanzar una persona, mientras el 40% depende de sus comportamientos con los demás y sólo el 10% tiene que ver con las circunstancias personales de cada individuo. Las investigaciones de Lyubomirsky, ahora centrada en estudiar a los empleados de Coca Cola en España, exploran los diferentes procesos psicológicos que juegan un papel determinante en el mantenimiento o crecimiento de la felicidad, como por ejemplo, la práctica del altruismo. Un estudio de Esade indica que el 80% de los directivos que viven una experiencia en otro marco económico, social y cultural con gran carga emotiva, como puede ser el tercer mundo, mejoran en inteligencia emocional, ganan en empatía, flexibilidad y sociabilidad, adquieren una mentalidad más abierta y global, además de ser más conscientes de las limitaciones personales y de lo importante que resulta la humildad. La carga emotiva para un directivo que se encuentra en paro puede ser mucho más profunda y, por tanto, suponer un cambio de comportamiento en su mentalidad, más allá de entender lo que ocurría en la mente de los empleados a los que tuvo que despedir como ejecutivo. Francisco Ruíz, presidente de BYS, Asociación Española de Búsqueda y Selección de Personal, es sensible a la situación que atraviesa el cada vez más numeroso colectivo de directivos y mandos superiores e intermedios que se ven afectados por el desempleo. A su juicio, este importante colectivo no está recibiendo un servicio por parte de las Administraciones en la línea de sus necesidades. Porque la asesoría que requieren es más especializada que la que se ofrece genéricamente en las oficinas del SOC. En su mayoría, se trata de «seniors» que han desarrollado una gran carrera profesional y que se encuentran con dificultades para volver a sentirse útiles en la sociedad.

Dificultad añadida El presidente de BYS asegura que la Administración no está preparada para orientar a estos colectivos, que se ven ante la dificultad añadida de la inexistencia de ofertas que casen con su cualificación, fruto del adelgazamiento extremo a que las empresas someten a sus cúpulas como consecuencia de la crisis. Los recientes convenios alcanzados por la secretaria de Ocupación y Relaciones Laborales de la Generalitat, Esther Sánchez, con portales en internet de búsqueda de empleo, deberían complementarse con acuerdos con organizaciones de consultoría especializadas en la evaluación de altos profesionales para facilitar su encaje en la vida laboral. En ese sentido, la asociación BYS ofrece su colaboración a la Administración para ayudar a reubicar a ese colectivo en la salida de la crisis. Ruíz confiesa que a los profesionales de la búsqueda y selección de personal les encantaría alcanzar un acuerdo institucional para formalizar una ayuda general a la reubicación de los directivos y mandos intermedios, no tanto desde la perspectiva del «outplacement», sino impulsando un proyecto de puesta en contacto de estos profesionales en situación de desempleo con el objetivo de fomentar la ayuda mutua, informarse y formarse.

Un cambio de paradigma que redundará en beneficio de la sociedad, no sólo al recuperar a profesionales con experiencia, sino también porque serán mejores personas porque habrán ganado inteligencia emocional tras su paso por el paro.